Sólo Dios puede saciar tu corazón

Cuando una persona no ha conocido a Dios y su infinito amor, se despierta cada día con la sensación de que algo le falta pero no sabes qué es, se para horas trabajando, invierte dinero en diversión, busca compañía de diferentes personas y dedica años de su vida a realizarse personal y profesionalmente para saciar su necesidad de aceptación y amor... pero cuando ha alcanzado lo que perseguía se da cuenta que los nuevos logros no sacian su corazón y que la sensación de soledad o de estar incompleto no se ha ido, solamente estuvo oculta entre las rutinas del día con día. Fuimos diseñados con una necesidad de Dios y su presencia que únicamente será saciada cuando le conozcamos.

Escoge bien tus pensamientos

Si pudieras clasificar en categorías los pensamientos que tienes en el día ¿qué categoría o categorías es la o las principales en tu mente? ¿Amor, paz, depresión, angustia, soledad, seguridad, esperanza, crítica? Nuestros pensamientos son el reflejo de lo que hay en nuestro corazón, cuando hemos permitido una idea, emoción o sentimiento asentarse suficiente tiempo dentro de nosotros, nuestros pensamientos comienzan a girar entorno a esto que tenemos. Si tus pensamientos perseveran en la depresión, crítica y rechazo, esto es lo que gobernara toda tu vida, desde lo que hablas hasta como te vistes y el tipo de personas con quien te rodeas. Pero si en cambio perseveras en pensar en Dios, serás lleno de una completa paz y aprenderás a confiar en Él. ¿En qué estás pensando?

Llévale todas tus Peticiones a Dios

¿Alguna vez has tenido una necesidad o un problema que no has querido orar ni platicárselo a Dios porque te parece muy pequeño o muy insignificante para Él? Nos debería resultar ilógico pensar que hay cosas "grandes" o "pequeñas" para Él, por su grandeza y poder ¡todo es igual de chico y posible! Nada representa un reto, una dificultad o una complicación para Él. Nada es "más grande", "más pesado" o "más difícil de perdonar", así como nada puede hacer que te deje de amar cuando te acercas a Él buscándolo con todo tu corazón. Todo lo que estás pasando, aunque a tus ojos sea chico o grande, fácil o difícil, simple o complejo, todo le interesa, todo quiere escucharlo y en cada pequeñito detalle de tu vida quiere estar involucrado.

Dios tiene un Plan para Ti

Por supuesto que un Dios todo poderoso y dueño de todo lo que existe no depende de nosotros para que sus planes sucedan, pero ese mismo Dios soberano por el gran amor que nos tiene ha diseñado un plan único para nuestras vidas que quiere cumplir únicamente contigo y conmigo, ¡nadie más puede hacer lo que Él quiere hacer contigo y a través de ti! Nadie reúne las habilidades, capacidades, experiencias, carácter y cualidades que tienes tú, te diseñó especialmente para cumplir con un plan específico, la única manera de conocer este plan es comenzando a conocerle a Él mediante una relación personal.

Escoge a Dios

Cuando vivíamos sin Dios hicimos muchas cosas que nos gustaría borrar y cambiar pero que ya no es posible hacerlo, pero ahora que somos sus hijos debemos vivir como lo que somos: Hijos de Dios. Dejemos ya la vida anterior, dejemos de lamentar el pasado y de hacer cosas que nos llenan de vergüenza, comencemos a vivir de manera ejemplar, recta y derecha en medio de esta sociedad tan llena de maldad, brillemos para que otros se acerquen al conocimiento del amor y la verdad de Dios a través de nosotros. Cuando otros vean el cambio en nuestras vidas sabrán sin lugar a dudas que Jesucristo es real.