Confíale tu vida a Dios

Todo lo que sucede en nuestra vida no depende de nada ni de nadie sino solamente de la misericordia de nuestro Señor. Otros podrán tener otras intenciones para nosotros, el enemigo creerá que ganó algunas batallas en nuestra vida y en la fila para ser usados por el Señor a nuestra manera de ver habrá otros "más capaces y más cristianos" antes que nosotros pero al final ¡no depende de nada ni de nadie más lo que pase en nuestras vidas sino solamente de la inmensa e infinita misericordia de nuestro Salvador! Él nos irá a sacar de cualquier línea de espera, consolará nuestras tristezas, vendará nuestras heridas, ¡volverá a darnos vida! No nos dejará tirados junto al camino, cada oración que hemos dicho ¡Él la conoce y la recuerda! Nuestras palabras no se han perdido en el aire ni nuestras causas han sido olvidadas, ¡Él está trazando y cumpliendo un plan perfecto en nuestra vida y nos sorprenderá una vez más!

¿Esperas de Dios lo mejor o lo peor?

Es inevitable el dolor y no puedo ni siquiera imaginar lo que se sentirá experimentar la pérdida de un hijo, en ninguna manera había sido sencillo para Jacob su experiencia sin embargo parecía que había olvidado que tenía otros 11 hijos que necesitaban de él y que el amor de Dios estaba de su lado y listo para rescatarlo. Algo se había roto en el corazón de Jacob aquel día que su hijo José desapareció, y cuando más necesitaba la sanidad, restauración y compañía de su Señor le cerró la puerta y se encerró a lamentarse y a cuidar de su dolor para mantenerlo vivo y palpitante por años.

Dios termina lo que empieza

¡Dios no había olvidado ningún detalle! Así es nuestro Señor conoce lo más profundo de nuestro corazón, los sueños que hemos olvidado ¡Él no lo ha hecho! Lo que nos ha prometido ¡sucederá! Él no miente ni cambia de parecer de manera egoísta y unilateral como lo haríamos nosotros. Una vez más José estaba experimentando de primera mano la fidelidad de su Señor, estaba cosechando nuevos frutos de su fe, viviendo los resultados de no rendirse ni volverse atrás.

Dios puede hacerte olvidar tus angustias

Mientras estemos aquí Jesús lo mencionó en Juan 16:33: "Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo." Dios muchas veces permitirá etapas de prueba en nuestra vida para atraer nuestra atención a áreas de nuestro corazón que necesitan ser sanadas, restauradas o moldeadas antes de que hagan de nuestro corazón un músculo frío e incrédulo que se aparte de Él por completo. Pero no hay dolor por más grande y profundo que nos parezca que Dios no pueda hacernos olvidar.

Cuando no entendemos lo que Dios hace

Muchos quisieran ver las señales y los milagros de Dios para creer o confiar en Él pero ¿qué hay detrás de estos eventos?, ¿no es el corazón de Dios llamando nuestra atención para que nos acerquemos a Él? Y es aquí donde el corazón de José se hace sumamente admirable, hasta este momento de su vida no había visto ninguna señal ni prodigio, no tenía evidencia visible del poder de Dios a su favor y sin embargo nada lo movía ni lo hacía titubear, no cedía a la tentación ni maldecía al cielo ni a su Dios sino que por sobre todas las cosas seguía escogiendo una y otra vez agradarle a Él.