El Poder de Dios en nuestras debilidades

Nos es fácil olvidarnos de la gracia de Dios cuando todo nos va bien, solemos poner nuestra mirada en nuestro esfuerzo y "buen" carácter y olvidamos que todo lo que somos y tenemos es gracias a nuestro Salvador. De modo que las debilidades están ahí para ubicarnos cuando olvidamos darle a Dios un lugar en nuestra vida así como para recordarnos siempre que somos imperfectos y que necesitamos la intervención de Dios.

La Tristeza que Dios permite

Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló... La Biblia no hablaría de consuelo si Dios no supiera de antemano que atravesaríamos por temporadas de tristeza. La tristeza es parte de las diferentes emociones que pueden afectar nuestro estado de ánimo, fuimos diseñados para sentir tristeza porque fuimos hechos a imagen de Dios y Él mismo ha experimentado tristeza cuando aquellos a quien ama lo hemos rechazado o cuando aquellos que le amamos hemos pasado por situaciones que nos han lastimad y Él se ha dolido con nosotros.

Este es el Tiempo para que seas Salvo

La razón por la cual después de conocer a Dios somos capaces de lograr cambios en nuestras vidas que durante muchos tratamos de lograr y no pudimos no es debido a nuestras buenas acciones o decisiones, sino que ahora Él nos ha dado su Espíritu Santo el cual enseña y dirige a nuestro espíritu. Cuando conocemos a Dios e invertimos en Él nos damos cuenta que crece en nosotros una nueva capacidad de ordenar nuestra vida y vivir de manera pura y en paz, pero antes de creer que es por nuestro esfuerzo debemos levantar nuestra mirada al Cielo y agradecer a Dios que su gracia no ha sido en vano en nuestras vidas sino que ha traído resultados de cambio y santidad.

Reconciliándonos con Dios

Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a sus conciencias. Antes de conocer a Dios únicamente teníamos como modelos a seguir a otras personas, ya fueran nuestros padres, algunos líderes sociales o políticos, líderes religiosos o incluso personas que ha habían muerto pero mientras vivían habían hecho algo heroico, impresionante o inigualable. El problema con tener nuestra mirada en las personas es que basta internarnos un poco en sus vidas para encontrar acciones vergonzosas que en ninguna manera son admirables ni mucho menos ejemplo a seguir.

El Tribunal de Cristo

¿Te imaginas qué pasaría si al morir resulta que Dios sí es real y de pronto abres los ojos ante el tribunal de Cristo donde serás juzgado de acuerdo a tus acciones y tu fe? Porque si hemos vivido pensando que esto no sucederá o que el tribunal será un mero trámite y resulta que estábamos equivocados lo lamentaremos toda la eternidad. Hoy todavía hay tiempo de tomar decisiones que cambien todo lo que sucederá el día que como dice la Palabra de Dios estaremos ante su tribunal para ser juzgados y recibir como veredicto final el pasar una eternidad con él o una eternidad en las tinieblas con lamento y dolor.