Dios no se equivoca

Cuando lo que esperamos de Dios no sale como debía de salir, la frustración y la duda se mezclan con nuestro dolor e impotencia provocando amargura y enojo en nuestro corazón. ¡Es más fácil dudar y molestarse, que respirar profundo y decidir confiar en Dios! Si Dios dijo algo, nada sucede al revés, nada está saliendo fuera de su plan, es simplemente que no entendemos sus maneras de trabajar.

Dios planea hasta los pequeños detalles

¿Te ha pasado así alguna vez? De pronto pareciera que se abren las puertas y todo se alinea para que tomes la decisión correcta, lo que en tu corazón tú sabes que es la voluntad de Dios pero cuando todo está a punto de suceder ¡algo o alguien a tu alrededor aparece para atravesarse en tu camino! ¿Por qué Dios lo permite? Pero no sólo lo permite sino de acuerdo al versículo 21 del capítulo 4 de Éxodo, ¡Él hace que suceda! ¿Está jugando Dios con nosotros?

Dios de Oportunidades

Más de una vez en la vida he sentido que Dios me pide hacer algo para lo que no me siento capaz ni preparado, pero he aprendido con los años que cuando Él abre una puerta de oportunidad Él siempre va conmigo, no es que me esté preguntando si creo que pueda hacerlo sino si me gustaría hacer lo que Él me propone.

Dios ve más allá de lo que nosotros vemos

La primera reacción de Moisés al encontrarse con el Dios de sus antepasados fue que no lo reconoció, además le tuvo miedo y ¡no sabía ni su nombre! ¿Fue esto un impedimento para que el Señor lo escogiera y usara en un plan divino e inmenso? No lo fue. Porque donde Moisés veía a un simple pastor caminando en medio del desierto Dios veía a un libertador de una nación que llegaría a ser uno de sus amigos más cercanos. Dios ve en ti más allá de lo que tú puedes ver.

¿Puede Olvidarnos Dios?

Tan pronto sucede algo inesperado en nuestras vidas escogemos pensar que Dios nos ha olvidado o que seguramente hicimos algo malo y nos está "ignorando" intencionalmente. ¡Cómo podemos creer que el amor perfecto, eterno e inmenso de nuestro Señor podría voltear a ver hacia otro lado en el día de nuestra aflicción y dolor! ¡Dios no nos abandona en nuestro pecado! Al contrario, nos ofrece, gracia, misericordia y perdón. Piénsalo un poco, Moisés realmente había hecho algo malo, ¡era un asesino y aún así Dios fue a buscarlo al desierto para encontrarse con Él! El mismo amor que Dios tuvo por Moisés lo tiene por ti.