¿Está logrando algún pecado controlarnos?

El pecado ya no tiene efecto en nosotros porque ahora hemos resucitado a una nueva vida en Cristo. El apóstol Pablo lo dice claramente en la lectura del día de hoy: "así también ustedes deberían considerarse muertos al poder del pecado y vivos para Dios." ¿Cuál es nuestra parte entonces? Dios hace la "conversión" espiritual mediante nuestra fe y nos renueva, nuestra parte es simple y sencillamente vivir una vida de obediencia. Es nuestra responsabilidad escoger qué amistades frecuentaremos, qué haremos con nuestro cuerpo, qué dejaremos que vean nuestros ojos, a qué lugares iremos, cuánto tiempo invertiremos orando y/o leyendo la Biblia.

¿Reina en ti la vida o la muerte?

La muerte eterna no es algo que "contrarrestamos" con buenas obras o sacrificios humanos, ¡no somos capaces por nosotros mismos de trasladarnos del reino de la muerte al reino de la vida! Por eso es que Dios envió a su hijo Jesucristo, al resucitar en la cruz, ¡venció a la muerte eterna! Pagó el precio de nuestra maldad y extendió el puente de la fe para que todo el que cree en Él tenga esperanza de una vida eterna en el Cielo a su lado.

No me avergüenzo de mi Fe

¿Cuánta fe y cuánto de Dios hay en ti cuando te presentas a alguien o le hablas de tu vida a otras personas? ¿Les platicas a otros de la Biblia, de qué aprendiste en la iglesia el Domingo o del por qué no hablas ni vives como ellos?, o ¿es que si hablas y vives como los que no conocen a Dios cuando estás con ellos? Tu vida es un letrero grande y las decisiones que tomas y marcan tu estilo de vida son el mensaje que está escrito en ese letrero.

Jesucristo quiere darle vida a tu corazón

Así de clara y simple es la fe. ¿Le has pedido a Jesucristo que entre a tu corazón para que sea tu Señor y Salvador? ¡Perfecto! Le has abierto la puerta a la vida de Dios para que entre a tu corazón a comenzar una obra de sanidad, restauración y libertad, pero ¿qué si nunca has dejado que Jesús dirija tu vida y solamente lo sigues de lejos? Su vida no ha entrado en ti por lo que el pecado tiene derecho y poder sobre ti para esclavizarte y mantenerte alejado del amor de Dios.

Solamente en Jesús encontrarás tu Libertad

Queremos tener todo el control, nuestra naturaleza nos empuja a ver por nosotros mismos solamente por lo que considerar la opción de entregarle el control de nuestra vida a Dios ¡es una ofensa contra nuestro egoísmo! Lo que no saben las personas que no se han decidido por entregarse a Jesucristo es que cuando lo hacen literalmente su espíritu dentro de ellos es renovado