El Poder de Dios para cada día

El cristianismo verdadero requiere que aprendamos no a acudir a buscar el poder de Dios en las crisis sino a vivir continuamente experimentándolo y dependiendo de él. ¿Por qué esperar a que llegue la necesidad para ponernos de rodillas?, ¿por qué nos esforzamos tanto en cambiar y hacer las cosas bien antes de buscar la intervención de Dios en nuestras debilidades? ¡Su poder está disponible para nosotros en cualquier instante de nuestra vida para todo tipo de decisiones! No quiere decir que Jesucristo está ahí para hacer todo lo que le pidamos sino que quiere decir que si nosotros permanecemos en Él y su Palabra ¡nada nos podrá hacer frente porque Él estará con nosotros!

El Poder de Dios en nuestras debilidades

Nos es fácil olvidarnos de la gracia de Dios cuando todo nos va bien, solemos poner nuestra mirada en nuestro esfuerzo y "buen" carácter y olvidamos que todo lo que somos y tenemos es gracias a nuestro Salvador. De modo que las debilidades están ahí para ubicarnos cuando olvidamos darle a Dios un lugar en nuestra vida así como para recordarnos siempre que somos imperfectos y que necesitamos la intervención de Dios.

Cambiando nuestra manera de Pensar

Una de las principales áreas en las que la Biblia causará cambios radicales será en tu manera de pensar. Estamos llenos de razonamientos y argumentos bien definidos, durante años hemos formado ciertas ideas y rechazado otras, tenemos conceptos claros de cierto tipo de personas, pensamientos y acciones, pero cuando nos topamos con la Palabra de Dios descubrimos que nuestros conceptos no son los mismos que los de nuestro Creador por lo que necesitamos hacer ajustes. Algunos de estos ajustes ni siquiera tendrás tiempo de planearlos, al ir conociendo a Dios la misma vida que crecerá dentro de ti generará cambios automáticos que te llenarán de vida y plenitud.

Este es el Tiempo para que seas Salvo

La razón por la cual después de conocer a Dios somos capaces de lograr cambios en nuestras vidas que durante muchos tratamos de lograr y no pudimos no es debido a nuestras buenas acciones o decisiones, sino que ahora Él nos ha dado su Espíritu Santo el cual enseña y dirige a nuestro espíritu. Cuando conocemos a Dios e invertimos en Él nos damos cuenta que crece en nosotros una nueva capacidad de ordenar nuestra vida y vivir de manera pura y en paz, pero antes de creer que es por nuestro esfuerzo debemos levantar nuestra mirada al Cielo y agradecer a Dios que su gracia no ha sido en vano en nuestras vidas sino que ha traído resultados de cambio y santidad.

La Fe puede cambiar tu manera de vivir

Algunos creyentes en su intento por convencer a otros de entregarle su vida a Cristo han presentado la vida cristiana como una vida llena de felicidad sin problemas ni dolor, y aunque ciertamente conocer a Dios trae estabilidad y plenitud a nuestra vida, los problemas y las pruebas no terminan, esto solamente sucederá hasta que estemos en el Cielo junto a nuestro Salvador. ¿Entonces cuál es la diferencia entre un creyente y un no creyente durante las angustias y problemas? Que los creyentes tenemos la seguridad y confianza de que nuestro Dios está en control de todo y nos llevará con bien a través de esta situación.