Los Sueños que Dios nos da

Porque la verdad es que muchas veces somos así, recibimos una palabra de Dios o un sueño suyo y ¡gastamos días, meses y hasta años de nuestra vida abrazados de este evento y contándoselo a todos pero dejamos a un lado nuestra relación personal con Él! Los sueños en tu corazón son una invitación de tu Salvador ¡a entrar en una relación personal con Él! Mucho más grande que los sueños es el autor de estos sueños, aquel que puede hacerlos realidad en maneras que muchas veces son más sorprendentes que el sueño mismo.

Cuando nuestro ánimo se desgasta

Todos tenemos límites, es inevitable cansarnos y enfrentar un agotamiento continuo puede hacer que nuestro ánimo decaiga. Pero muchas veces hasta que somos golpeados por el cansancio es hasta que finalmente nuestra voluntad muere y le concedemos a Dios espacio para trabajar en nosotros.

Dios siempre se está moviendo

Los escuchas seguir los mismos pasos vez tras vez, hacer y repetir las mismas oraciones o rezos, defienden sus rituales y separan celosamente las fechas de sus eventos pero su corazón está estancado y desierto, hace mucho tiempo que no tienen una experiencia personal con Dios, hace mucho que no tienen una conversación con Él, que no escuchan su dirección clara, pareciera que en ellos el Señor nunca se mueve, ¡y Dios sin embargo siempre se está moviendo!

Trabajando por la Unidad

Hoy en día hay mucha gente dentro de las comunidades cristianas con el corazón lastimado porque las cosas no sucedieron de la manera que ellos querían o como ellos esperaban, ¡como si se tratara de ellos! Porque no solamente los que buscan dinero, fama o autoridad pueden dividir una iglesia, también lo hacen los que no cuidaron su corazón a las ofensas y heridas del enemigo y terminan esparciendo el cáncer de su amargura.

El Corazón de un Hombre de Dios

El corazón de Pablo fue el resultado de un compromiso inamovible de conocer y amar a su Señor sin importar lo que le sucediera, fue el resultado de muchos años al lado del Señor y no de una emoción momentánea o una oración instantánea. ¡Busca a Dios con todo tu corazón! Solamente mediante una relación personal con Él tendrás el corazón debe tener todo Hombre de Dios.