¿Reina en ti la vida o la muerte?

La muerte eterna no es algo que "contrarrestamos" con buenas obras o sacrificios humanos, ¡no somos capaces por nosotros mismos de trasladarnos del reino de la muerte al reino de la vida! Por eso es que Dios envió a su hijo Jesucristo, al resucitar en la cruz, ¡venció a la muerte eterna! Pagó el precio de nuestra maldad y extendió el puente de la fe para que todo el que cree en Él tenga esperanza de una vida eterna en el Cielo a su lado.

No me avergüenzo de mi Fe

¿Cuánta fe y cuánto de Dios hay en ti cuando te presentas a alguien o le hablas de tu vida a otras personas? ¿Les platicas a otros de la Biblia, de qué aprendiste en la iglesia el Domingo o del por qué no hablas ni vives como ellos?, o ¿es que si hablas y vives como los que no conocen a Dios cuando estás con ellos? Tu vida es un letrero grande y las decisiones que tomas y marcan tu estilo de vida son el mensaje que está escrito en ese letrero.

Sosteniéndonos unos a otros

¡Qué bien se siente que alguien llega a ayudarnos cuando más lo necesitamos! No siempre nos es fácil reconocer que necesitamos ayuda pero entre más pronto lo hagamos más rápido tendremos un par de brazos más que nos sostengan y ayuden a resolver el problema que enfrentamos. Dios no espera que enfrentemos en nuestras propias fuerzas todas nuestras batallas. Nos ha hecho parte de un cuerpo para ser amados y ayudados por otros en nuestras debilidades y también para amar y ayudar a otros creyentes en sus luchas personales.

¿Por qué motivos sigues a Jesús?

Nuestra sociedad está llena de personas que domingo a domingo van a sus iglesias por motivos similares: para quedar bien con la sociedad, para cumplir con una tradición, para calmar la conciencia o para ver a los amigos sin embargo su corazón nunca ha tenido la experiencia de una relación personal con Jesucristo. ¡No han probado el pan de vida! No conocen sus Biblias, no viven de acuerdo a la fe que dicen tener pero si los invitas a creer lo primero que hacen es preguntarte ¿a qué religión perteneces? Y si no es a la misma de ellos, ¡defienden a capa y espada una fe que no tienen, basada en un libro que no leen que habla sobre una vida espiritual que nunca han experimentado!

Que el miedo no apague tu Fe

¿Qué estás contagiando con tu vida?, ¿se te nota tu fe?, ¿te está deteniendo el miedo de hablarles a otros de Jesús?, ¿sabías que los que sí saben de tu fe y te ven actuar están siendo enseñados por tu ejemplo más que por tus palabras? Jesús fue a morir públicamente a la cruz para que todo el mundo supiera el sacrificio de amor que hizo por ti y por mi, ¡lo menos que podemos hacer es corresponderle confesando su nombre y poniéndolo muy en alto donde todos lo puedan ver y conocer!