La Batalla de la Fe

¿Sobre cuál fundamento puedes construir tu vida con la seguridad de que siempre te sostendrá y que nunca se vendrá abajo? Algunos tienen su esperanza en sus riquezas, pero una mala inversión, una crisis económica o incluso algún tipo de fraude podrían tambalear y derribar por completo estos cimientos; ni qué decir de quienes ponen su esperanza en una relación de amor o en el carácter de una persona. ¡Somos imperfectos viviendo en un mundo imperfecto! Si queremos permanecer firmes en la fe mientras vivimos en un mundo que se tambalea necesitamos abrazarnos a alguien que nunca cambie ni sea afectado por lo que sucede en el mundo. La buena noticia es que la Biblia nos enseña que Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por siempre.

¿Cómo llega alguien a negar su Fe?

Cuando alguien siente mucho dolor y quiere dejar de sentirlo lo puede lograr quemando el tejido dañado hasta que muera para así perder toda sensación, a esto se le llama cauterizar una herida. Dios nos está dejando en claro lo que nos puede suceder si descuidamos nuestra fe, lo que comienza con indisciplina, pecados no tratados y flojera por buscarlo avanza por medio de la hipocresía hasta convertirse en un corazón, un espíritu y una conciencia que pierden toda su capacidad de experimentar la vida y presencia de Dios. Una vez que alguien está en tal punto, es capaz de hacer todo lo que pensó que nunca haría, sus límites se vienen abajo, su moral se consume por la inmoralidad y niega rotundamente su fe.

Volviendo a los caminos de Dios

Ser cristiano no se trata de algo externo que aprendes a hacer (comportamientos, palabras, eventos), tampoco es algo que se viva con tus propias fuerzas con positivismo ni mucho menos es una rutina o conjunto de órdenes y mandamientos que debes seguir para no ser castigado. ¡Mucha gente se ha alejado de su fe por creer estas ideas! Ser cristiano es decidirse a bajar la guardia y la actitud defensiva ante Dios para aceptar tener una relación personal con Él, se trata de dejarlo ser el Señor de tu vida y darle una oportunidad de mostrarte cuánto te ama, de mostrarte lo poco que le importan tus errores y malas decisiones en comparación con la gracia y compasión inmensa que tiene preparada para perdonarte, restaurarte y transformarte, tiene todo que ver con permitir a Dios guiarte por sus caminos y llevarte de regreso a vivir en los propósitos para los que fuiste diseñado y creado tal cual eres. Dale una oportunidad a Dios, dale un voto de confianza, ¡no te arrepentirás!

Dios es más fuerte que tus enemigos

Desde el más pequeño hasta el más grande y temible de los enemigos de nuestro Señor, ¡todos doblan su rodilla y caen ante Él reconociendo su poder! Y como bien mencionó el apóstol Pablo en el capítulo 8 de su carta a los romanos: "Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién podrá ponerse en nuestra contra?" ¡Nadie puede vencer, conquistar ni mucho menos controlar a nuestro Señor! Él es el dueño y creador de todo lo que existe, ¡nuestro Dios es inconquistable!

Honra a Dios desde tu corazón

Lo que hayamos decidido hacer con el mensaje de la cruz y con nuestra relación personal con Jesucristo determinará el veredicto final sobre donde pasaremos nuestra eternidad: en el Cielo a su lado o en Infierno alejado por siempre de Él. ¡Honrar a Dios es una decisión personal! La honra hacia alguien se ve en el respeto que se tiene por quien es y por lo que nos pide que hagamos así como en el lugar en el que ponemos a esta persona en comparación con los demás. ¿En qué lugar tienes puesta tu relación con Jesucristo en comparación con tus otras relaciones?, ¿tus conversaciones y decisiones en el trabajo, la oficina, tu casa o escuela respetan a Dios o como hacían los hijos de Elí lo menosprecian y hacen a un lado? ¡Dios pone atención a todo lo que hacemos!