Pidiéndole a Dios con confianza

Jesucristo en el pasaje de la lectura de nuestro estudio de hoy que forma parte del Sermón del Monte nos invita a no rendirnos en nuestra búsqueda de una respuesta de nuestro Padre celestial: ¡sigan pidiendo!, ¡sigan buscando!, ¡sigan llamando! ¿Por qué lo dijo? Porque nadie conoce mejor el corazón de nuestro Señor que su hijo y sabe bien que la respuesta llegará: sea un sí, un no, o un espera, la puerta se abrirá y encontraremos paz en lo que sea que Dios tenga que decir sobre nuestra necesidad.

¿Vives para servir a Dios o al dinero?

El dinero es un instrumento mediante el cual Dios mide nuestra fidelidad, Jesús dijo: "Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes; pero si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes", ¿cómo esperamos que el Señor nos confíe el corazón de una persona si en las cosas más simples como el manejo de los recursos actuamos con codicia, soberbia y avaricia? Escucha al corazón de Jesús que sigue mencionando: "Entonces, si no son confiables con las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas riquezas del cielo?; y si no son fieles con las cosas de otras personas, ¿por qué se les debería confiar lo que es de ustedes?"

Lo que Dios requiere de un Líder

¡Esta es la esencia de un líder guiado por Dios! Una persona enviada a proclamar fe y no proclamarse a sí mismo para enseñar a los demás a conocer la verdad y mostrarles con su ejemplo cómo vivir haciendo todo para agradar a Dios antes que a nadie. Pablo le da a su discípulo y amito Tito requisitos para el liderazgo que Dios decidió plasmar en su Palabra como requisitos para todo líder que vendría después. Revisemos este listado para corregir aquellas áreas de nuestra vida en las que estamos incompletos o que las realizamos de manera defectuosa provocando que nuestro liderazgo se debilite.

Trabajando por la Unidad

Hoy en día hay mucha gente dentro de las comunidades cristianas con el corazón lastimado porque las cosas no sucedieron de la manera que ellos querían o como ellos esperaban, ¡como si se tratara de ellos! Porque no solamente los que buscan dinero, fama o autoridad pueden dividir una iglesia, también lo hacen los que no cuidaron su corazón a las ofensas y heridas del enemigo y terminan esparciendo el cáncer de su amargura.

El Amor hacia los demás

¡Todo se trata de una relación de amor con Dios! Puedes ir muchas veces a la iglesia, ser una persona "buena", leer muchos libros cristianos, aprenderte versículos de memoria y hasta hablar como cristiano pero si no tienes una relación de amor con Dios tu cristianismo es solamente un conjunto de buenas intenciones, reglas y religión. Nadie que no tiene una relación personal con Dios debería llamarse a sí mismo cristiano.