La Salvación no es un premio, es un Regalo.

La salvación de Dios no es un premio que se nos dio por ser muy buenos, piadosos o rectos, no es algo que nos ganamos por suerte o por ningún tipo de merecimiento, ¡es un regalo que Dios nos dio como anticipo de todo lo que tiene para nosotros! Jesucristo vino a dar su vida para limpiarnos, justificarnos y hacernos aptos de cohabitar con la santidad de nuestro Señor por siempre. Y entonces si la salvación no es algo que te ganaste por méritos, ¿qué te hace pensar que la puedes perder si no vives haciendo continuos, costosos y sufridos sacrificios para agradar a Dios? Él no quiere sacrificios, mandas o golpes físicos, ¡Él quiere tu corazón y tener una relación personal contigo!

Si no tienes a Jesús, ¡no tienes la Vida!

¡Fuera de una relación personal con Jesucristo no tenemos posibilidades de entrar al Cielo ni de recibir salvación! Todo el cristianismo y toda fe real y genuina está construida sobre una sola verdad: que Dios envió a su hijo Jesucristo a morir en una cruz para salvarnos. Por lo tanto quien crea que puede ser cristiano o ir al Cielo sin conocer a Jesús ni invitarlo a ser su Salvador ¡está muy equivocado! Recordemos nuevamente las palabras de Jesús en Mateo 7:22 cuando dijo que quien no lo conozca ni obedezca sus leyes ¡será declarado culpable el día del juicio y enviado a una eternidad de oscuridad y dolor lejos de Él! Dios es muy claro en su palabra: el que tiene a su Hijo tiene la vida y el que no lo tiene vive en muerte espiritual y de seguir así vivirá en muerte eterna.

Dios nos escogió para Amarnos

Así de grande es el amor del Creador del Universo que decidió aparecer en medio de nuestra esclavitud para comprar nuestra libertad pagando con el precio más alto: la sangre de su Hijo; ¡pero no se detuvo allí! A pesar de que sabía que el motivo por el cual estábamos esclavos de nuestros pecados era por nuestras malas decisiones y nuestros errores ¡escogió perdonarnos y darnos una nueva oportunidad! Nuestro Dios, tan rico en sabiduría y poder decidió venir a nuestro encuentro para desbordar su bondad, su perdón y su amor solamente ¡porque así lo quiso!

El Juzgar a los demás

Aunque no conocemos el corazón de las personas ni sus verdaderas intenciones nos dejamos influenciar fácilmente por lo que otros opinan para hacernos un concepto equivocado de alguna persona y para unirnos al grupo que la está criticando y señalando. ¡Cuántas personas de las que hoy no tenemos un buen concepto si las conociéramos nos daríamos cuenta de que estábamos equivocados! La Biblia enseña que con la misma medida con la que nosotros midamos a otros ¡se nos medirá a nosotros! La misma dureza y falta de misericordia que sembremos en señalar las faltas ajenas y en divulgarlas será la que recibiremos de los demás el día en que nosotros fallemos.

Amando a quienes no nos aman

El título de "Hijos de Dios" no es solamente un bonito sobrenombre que usamos los que seguimos a Jesús sino que es una responsabilidad y compromiso que cargamos a todo lugar al que vamos. ¿Por qué hizo tanto hincapié Jesús en amar a quienes nos nos aman? Porque al hacerlo sabía que comenzaríamos a entender el corazón de Dios pues ¿qué no es eso lo que hace el Señor cada mañana que hace salir el sol sobre justos e injustos? ¿no fue precisamente amar a quienes no lo amaban lo que hizo Jesus cuando murió en la cruz? ¿Hemos olvidado que fue su persistente amor el que nos vino a buscar cuando vivíamos como si fuéramos enemigos de Él y nos sedujo y cautivó hasta que fuimos atraídos hacia Él? ¡Amar a nuestros enemigos es una invitación a amar de la misma manera en que nuestro Señor ama! ¡Es una invitación a comportarnos como Él, desarrollar su misericordia, gracia y llegar a tener el corazón que Él tiene!