La Fe que no te cambia, no es Fe

La mayoría de la gente dice que cree en Dios, pero tristemente muchos de los que dicen que creen en Él no están interesados en dedicar tiempo para conocerle y mucho menos para obedecer y poner en práctica sus principios y mandamientos. Si te consideras cristiano o una persona de fe y hasta seguidor de Jesús pero no pasas tiempo leyendo la Biblia, orando a solas con Él ni asistiendo a una iglesia para saber más de Él, te estás engañando a ti mismo. La fe nace por el oír la Palabra de Dios y ponerla en práctica.

Enfrentando nuestras Pruebas y Tentaciones

Las pruebas tienen un período de duración, un principio y un final. ¡No durarán para siempre! Y además de tener un tiempo tienen un propósito, hay una parte de tu fe que será llevada hasta el punto donde puedas comprobar si estás listo para creerle a Dios o no. Sabiendo esto, necesitas tener paciencia. En medio de las pruebas es fácil que nos desanimemos y desesperemos tanto que comencemos a dudar de Dios ¡No dejes que aquello que no puedes comprender o explicar haga que tu fe y tu paz se tambaleen y se vengan abajo!

Dale al Señor toda tu atención

Dios a través de su Palabra nos anima a no actuar sin pensar sino más bien tratar de entender lo que Él quiere, ¿cómo podemos lograr esto? Necesitamos sentarnos a leer, meditar y pasar tiempo con su Palabra ¡no existe otra manera de conocer el corazón de Dios! Mientras más leamos más entenderemos cómo piensa y cómo es Él y entonces más sencillo nos será saber qué es lo que Él quiere que hagamos. A la lectura de la Biblia es necesario que le agregues un ingrediente más: ser lleno del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es Dios mismo habitando dentro de nosotros y comunicándole a nuestro espíritu sus planes y su voluntad.

La Salvación no es un premio, es un Regalo.

La salvación de Dios no es un premio que se nos dio por ser muy buenos, piadosos o rectos, no es algo que nos ganamos por suerte o por ningún tipo de merecimiento, ¡es un regalo que Dios nos dio como anticipo de todo lo que tiene para nosotros! Jesucristo vino a dar su vida para limpiarnos, justificarnos y hacernos aptos de cohabitar con la santidad de nuestro Señor por siempre. Y entonces si la salvación no es algo que te ganaste por méritos, ¿qué te hace pensar que la puedes perder si no vives haciendo continuos, costosos y sufridos sacrificios para agradar a Dios? Él no quiere sacrificios, mandas o golpes físicos, ¡Él quiere tu corazón y tener una relación personal contigo!

Si no tienes a Jesús, ¡no tienes la Vida!

¡Fuera de una relación personal con Jesucristo no tenemos posibilidades de entrar al Cielo ni de recibir salvación! Todo el cristianismo y toda fe real y genuina está construida sobre una sola verdad: que Dios envió a su hijo Jesucristo a morir en una cruz para salvarnos. Por lo tanto quien crea que puede ser cristiano o ir al Cielo sin conocer a Jesús ni invitarlo a ser su Salvador ¡está muy equivocado! Recordemos nuevamente las palabras de Jesús en Mateo 7:22 cuando dijo que quien no lo conozca ni obedezca sus leyes ¡será declarado culpable el día del juicio y enviado a una eternidad de oscuridad y dolor lejos de Él! Dios es muy claro en su palabra: el que tiene a su Hijo tiene la vida y el que no lo tiene vive en muerte espiritual y de seguir así vivirá en muerte eterna.