¡Atrévete a creerle a Dios!

Esto sí que es emocionante, ir a una batalla que uno debería perder sabiendo que tiene un respaldo sobrenatural que hará cosas inimaginables que terminarán en una victoria inigualable. ¡Así es el caminar con fe en la vida cristiana! Ante la grandeza de nuestro Señor y Salvador ¡no existen gigantes ni imposibles! Por supuesto que no es fácil caminar con tanta seguridad y determinación los días que estamos agobiados por las dificultades, pero si no podemos correr en esos días tampoco debemos detenernos en nuestra fe, demos pasos más cortos pero no dejemos de avanzar, no dejemos de creerle a Dios ¡Él no nos dejará solos! Él está allí a nuestro lado caminando con nosotros ¡siempre! Aunque los problemas nos nublen la vista y nos hagan difícil el escucharle debemos recordar que no vivimos por lo que vemos y oímos sino por la fe que llevamos en el corazón.

Pelea tus batallas de la mano de Dios

Necesitamos tener en claro que hay pecados en nuestra vida que ¡nunca podremos vencer en nuestras propias fuerzas! Solamente lo lograremos a medida que entremos en una relación personal con el Señor y vayamos dejando que su verdad nos fortalezca y debilite estos pecados hasta que pierdan por completo su control sobre nuestras vidas. Las batallas más fuertes en nuestra vida solamente las podremos enfrentar y obtener la victoria en ellas de la mano de Dios. Son sus planes, sus recursos y sus fuerzas las que harán la diferencia, pelear en nuestras fuerzas nos dejará agotados, frustrados y desilusionados. ¡Necesitamos sujetarnos de Dios!

¿Quiénes somos cuando nadie nos ve?

¿Qué tanto de mi cristianismo no es más que una relación con Dios que finjo tener pero que en realidad nunca la he experimentado? Un cristianismo sin conocer la Biblia, sin conocer a Dios y sin oración, ¿no es un mero fingimiento? Dios quiere empezar una transformación no de nuestro exterior hacia adentro como nos gustaría para seguir manteniendo una fachada sino desde nuestro corazón hacia afuera, nuestro Señor puede hacer que quienes somos cuando nadie nos ve sea la misma persona libre, perdonada y restaurada que todos conozcan en el día con día.

Una relación de amistad con Dios

Somos imperfectos, incapaces de amar puramente y estamos listos para arrebatar lo que creemos que es nuestro. ¡Una amistad con nosotros mismos no prosperaría mucho! Pero entonces nuestro amado salvador nos ofrece una amistad pura, genuina y desinteresada que está basada no en quiénes somos nosotros sino en quién es Él, no hay mayor amigo que pudiéramos tener que aquel que conociendo no solamente la fachada buena que le ponemos a todos sino también lo más obscuro de nuestro corazón quiere seguir siendo nuestro amigo y compartiendo su vida con nosotros. ¡Jesús dio su vida por nosotros cuando todavía ni nos considerábamos sus amigos ni nada parecido!

Todos sabrán lo que Dios ha hecho en ti

Decidir seguir a Jesús y agradarle con nuestras decisiones y estilo de vida cada día es una decisión impopular. Ser un verdadero cristiano causa que los planes de corrupción, las mentiras, chismes y el mal en general que quiere avanzar sea detenido de golpe al toparse con nosotros. Cuando rechazamos ser parte de las maquinaciones de quienes buscan hacer algo indebido, ¡nos convertimos en el blanco de las críticas! Sin embargo si permaneces firme en tu fe y vives de acuerdo a su voluntad tarde o temprano los demás verán la mano de Dios sobre tu vida y reconocerán que algo diferente hay en ti.