Dale al Señor toda tu atención

Dios a través de su Palabra nos anima a no actuar sin pensar sino más bien tratar de entender lo que Él quiere, ¿cómo podemos lograr esto? Necesitamos sentarnos a leer, meditar y pasar tiempo con su Palabra ¡no existe otra manera de conocer el corazón de Dios! Mientras más leamos más entenderemos cómo piensa y cómo es Él y entonces más sencillo nos será saber qué es lo que Él quiere que hagamos. A la lectura de la Biblia es necesario que le agregues un ingrediente más: ser lleno del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es Dios mismo habitando dentro de nosotros y comunicándole a nuestro espíritu sus planes y su voluntad.

La Salvación no es un premio, es un Regalo.

La salvación de Dios no es un premio que se nos dio por ser muy buenos, piadosos o rectos, no es algo que nos ganamos por suerte o por ningún tipo de merecimiento, ¡es un regalo que Dios nos dio como anticipo de todo lo que tiene para nosotros! Jesucristo vino a dar su vida para limpiarnos, justificarnos y hacernos aptos de cohabitar con la santidad de nuestro Señor por siempre. Y entonces si la salvación no es algo que te ganaste por méritos, ¿qué te hace pensar que la puedes perder si no vives haciendo continuos, costosos y sufridos sacrificios para agradar a Dios? Él no quiere sacrificios, mandas o golpes físicos, ¡Él quiere tu corazón y tener una relación personal contigo!

Si no tienes a Jesús, ¡no tienes la Vida!

¡Fuera de una relación personal con Jesucristo no tenemos posibilidades de entrar al Cielo ni de recibir salvación! Todo el cristianismo y toda fe real y genuina está construida sobre una sola verdad: que Dios envió a su hijo Jesucristo a morir en una cruz para salvarnos. Por lo tanto quien crea que puede ser cristiano o ir al Cielo sin conocer a Jesús ni invitarlo a ser su Salvador ¡está muy equivocado! Recordemos nuevamente las palabras de Jesús en Mateo 7:22 cuando dijo que quien no lo conozca ni obedezca sus leyes ¡será declarado culpable el día del juicio y enviado a una eternidad de oscuridad y dolor lejos de Él! Dios es muy claro en su palabra: el que tiene a su Hijo tiene la vida y el que no lo tiene vive en muerte espiritual y de seguir así vivirá en muerte eterna.

Enfrentando la Soledad

Dios tiene un plan para nuestras vidas aquí en la tierra el cual tiene como desenlace el compartir la eternidad a su lado en su reino celestial. No hay situación de la cual no pueda librarnos, no hay tristeza que no pueda consolar ni soledad en la que te vaya a abandonar. Como parte de su plan habrá momentos en que te permitirá caminar sólo, y lo hará para ser Él y su Palabra tus mejores compañeros pues tiene algo específico que enseñarte o tratar en tu vida.

Persistiendo en Tiempos Peligrosos

La única respuesta ante el avance de la maldad es el poder de Dios. La Biblia está llena de declaraciones de fe y poder capaces de cambiar la mentalidad de la sociedad y renovar su espíritu a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, solamente aquellos que se dejen guiar por los principios de las Escrituras y la atesoren en su corazón permanecerán firmes y en paz en su fe