Cuando nuestros sueños de desvanecen

Cuando conocemos a alguien que nos atrae y con quien quisiéramos iniciar una relación de amor nos damos a la tarea de darle toda nuestra atención y tiempo para conocerla, ¡hagamos lo mismo con Dios! Entre más de Dios conozcas más de su manera de actuar comenzarás a entender, podrás identificar cuáles de tus sueños coinciden con los suyos y cuáles no, qué de tu manera de vivir te está alejando de Él y qué te está acercando a Él pero sobre todo descubrirás que tras Su voluntad que no siempre entiendes solamente hay un amor puro y perfecto hacia ti y que sea cual sea el final de esta situación, Él estará ahí contigo.

La opinión de Dios es la más importante

¿Quién define cuál es tu valor?, ¿a quién le has dejado ponerte una etiqueta con un precio? Muchas personas viajan en la vida con pesadas "etiquetas" que dejaron que alguien más les pusiera: "bueno para nada", "perdedor", "no valgo nada", "nadie me ama", "no merezco nada", etc. Necesitamos entender que la opinión más importante es la que nuestro Creador tiene de nosotros, nadie nos conoce ni nos ama tanto como Él.

Dios probará nuestro corazón

Qué difícil es cuando tras una temporada en que todas las cosas nos salen bien un día de pronto los vientos empiezan a soplar "en nuestra" dirección y pareciera que todo se pone "en nuestra" contra. Y pongo comillas en las palabras "nuestra" porque solemos pensar que todo se trata de nosotros. Si algo sale bien es porque lo hemos ganado o merecido, seguramente porque hemos estado orando y buscando a Dios, pero tan pronto algo sale mal comenzamos a pensar que algo malo hemos hecho, que seguramente es que no hemos buscado a Dios suficiente o que hay algún pecado o error oculto en nuestro corazón.

Dios conoce los sueños de tu corazón

Porque de esto se trata cada momento de la Palabra de Dios, del corazón de nuestro Señor amándonos e invitándonos a conocerle. ¿Qué fue lo más grande de este momento de la historia de Israel? ¿la victoria del gigante? ¡No lo creo! Fue el inmenso amor de Dios por su pueblo, la impresionante relación personal de un joven pastor y su Salvador, el Creador respaldando los pasos y sueños de su hijo, fue Jehová derrotando a un hombre que se atrevió a desafiarlo a Él y su nación, sus hijos, sus escogidos.

Dios no tiene prisa

Hace tiempo escuché a un orador decir durante su mensaje que a la hora de escoger entre estabilidad y velocidad, Dios siempre escoge la estabilidad en nuestro carácter. Si por nosotros fuera, ¡haríamos todo lo más rápido posible! Seamos honestos, la mayoría de nuestras peticiones que hacemos al orar quisiéramos que se resolvieran ¡en este momento! Sin embargo Dios no tiene prisa, ¿y por qué habría de hacerlo si Él dirige los tiempos y tiene control y poder sobre todas las cosas?