¡Cuida tu corazón!

Las dificultades, adversidades y problemas son usadas por Dios para probarnos pero también aprovechadas por el diablo para amargar y destruir nuestro corazón. Si hay algo que debemos cuidar por encima de todo en las etapas difíciles de nuestra fe y nuestro caminar cristiano es precisamente nuestro corazón, los sentimientos que dejamos que se queden ahí, las mentiras que no sacamos de nuestra mente, las malas compañías y la falta de oración y lectura de la Biblia pueden enfriar y endurecer nuestro corazón.

Enfrentemos la maldad de nuestro corazón

El diablo se encargará de usar la maldad en el corazón de los que no temen a Dios para ir contra ti, tratará de convencerte de que te rindas en tu pelea contra lo que desagrada a Dios, querrá que dejes de poner a Dios por tu fortaleza y te ofrecerá alternativas para que pongas tu confianza en las riquezas, el poder, el trabajo u otras personas. ¡Nuestra única esperanza es decidirnos a tener una relación personal con Dios!

Dios probará nuestro corazón

Qué difícil es cuando tras una temporada en que todas las cosas nos salen bien un día de pronto los vientos empiezan a soplar "en nuestra" dirección y pareciera que todo se pone "en nuestra" contra. Y pongo comillas en las palabras "nuestra" porque solemos pensar que todo se trata de nosotros. Si algo sale bien es porque lo hemos ganado o merecido, seguramente porque hemos estado orando y buscando a Dios, pero tan pronto algo sale mal comenzamos a pensar que algo malo hemos hecho, que seguramente es que no hemos buscado a Dios suficiente o que hay algún pecado o error oculto en nuestro corazón.

Dios es más grande que nuestros enemigos

Adjetivos como: imposible, demasiado grande, preocupante, invencible simplemente ¡no existen para Él! Enfrentar nuestras batallas sin Dios en más de una ocasión nos paralizarán, e incluso nos harán salir huyendo antes de que seamos destruidos por completo. El problema central para Israel no era Goliat sino la falta de fe, confianza y conocimiento que tenían de quién estaba de su lado. No tenían una relación personal con Dios.

Sólo en Dios encontrarás tu Libertad

La libertad es el resultado natural de conocer a Jesucristo mediante una relación. Si no tienes a Jesús en tu corazón lamento decirte que la Biblia dice que nunca serás verdaderamente libre, y lo subrayo porque este mundo te quiere hacer creer que eres libre, te ofrece una falsa libertad que se construye sobre la idea de que si "todos lo hacen está bien", lo que en realidad te dice tras esta frase es: "todos somos igual de esclavos e infelices que tú, tratemos de ignorarlo juntos". ¡Pero la tristeza y depresión colectiva nunca te hará verdaderamente libre ni mucho menos feliz!