¿Está logrando algún pecado controlarnos?

El pecado ya no tiene efecto en nosotros porque ahora hemos resucitado a una nueva vida en Cristo. El apóstol Pablo lo dice claramente en la lectura del día de hoy: "así también ustedes deberían considerarse muertos al poder del pecado y vivos para Dios." ¿Cuál es nuestra parte entonces? Dios hace la "conversión" espiritual mediante nuestra fe y nos renueva, nuestra parte es simple y sencillamente vivir una vida de obediencia. Es nuestra responsabilidad escoger qué amistades frecuentaremos, qué haremos con nuestro cuerpo, qué dejaremos que vean nuestros ojos, a qué lugares iremos, cuánto tiempo invertiremos orando y/o leyendo la Biblia.

El Perdón es un resultado ¡de nuestra Fe!

¿Cómo podemos recibir el perdón por nuestros pecados y lavar nuestra vergüenza y dolor?, ¿haciendo muchos sacrificios?, ¿viviendo varios días sintiéndonos condenados y miserables?, ¿pagando alguna penitencia que nosotros mismos escojamos o alguien más nos sugiera? No somos considerados justos o perdonados por nuestras acciones sino por nuestra FE. ¿Fe en qué? En que la Biblia dice la verdad absoluta de parte Dios cuando menciona que: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

¿Qué tan bueno crees que eres?

Muchas personas han reducido el cristianismo a un conjunto de reglas que se deben cumplir, han reducido la salvación a "tener un porcentaje mayor de obras buenas que de obras malas". En lugar de pagar el precio por conocer a Dios y tener una relación personal con Él han preferido mediante un conjunto de reglas y "buenos comportamientos" calificados como religión crear sus propias maneras de salvarse y de ser "buenos".

Fuera de Dios no hay vida

Somos personas con voluntad propia, somos responsables de nuestras decisiones, Dios no creó robots que le sigan sin razonar o de manera obligada, cuando alguien decide caminar lejos de nuestro Señor él respeta la decisión y sin embargo es tan grande su amor y misericordia que vasta con un arrepentimiento genuino para que el nos retome con su amor para comenzar a restaurarnos

Jesucristo quiere darle vida a tu corazón

Así de clara y simple es la fe. ¿Le has pedido a Jesucristo que entre a tu corazón para que sea tu Señor y Salvador? ¡Perfecto! Le has abierto la puerta a la vida de Dios para que entre a tu corazón a comenzar una obra de sanidad, restauración y libertad, pero ¿qué si nunca has dejado que Jesús dirija tu vida y solamente lo sigues de lejos? Su vida no ha entrado en ti por lo que el pecado tiene derecho y poder sobre ti para esclavizarte y mantenerte alejado del amor de Dios.