Cuando nuestros sueños de desvanecen

Cuando conocemos a alguien que nos atrae y con quien quisiéramos iniciar una relación de amor nos damos a la tarea de darle toda nuestra atención y tiempo para conocerla, ¡hagamos lo mismo con Dios! Entre más de Dios conozcas más de su manera de actuar comenzarás a entender, podrás identificar cuáles de tus sueños coinciden con los suyos y cuáles no, qué de tu manera de vivir te está alejando de Él y qué te está acercando a Él pero sobre todo descubrirás que tras Su voluntad que no siempre entiendes solamente hay un amor puro y perfecto hacia ti y que sea cual sea el final de esta situación, Él estará ahí contigo.

Cuando las cosas no salen como esperábamos

He decidido amar a Dios cuanto todo sale bien y cuando todo sale mal porque he entendido que en ambas situaciones siempre todo salió como Él quiso. El que no entienda algo no significa que Él tampoco lo entienda, ¡para Él todo está muy claro! Más de una ocasión me he detenido en alguna de mis peticiones para pensar si estoy dispuesto a aceptar un no como respuesta, y entonces tengo que recordarme que debo pedir que Su voluntad prevalezca sobre la mía y recordarme que cual sea que sea el resultado Él tiene el control, Él me ama, Él cuida de mí, aún si todo saliera "mal" Él sabrá cómo resolverlo todo y me lo hará saber.

Dios probará nuestro corazón

Qué difícil es cuando tras una temporada en que todas las cosas nos salen bien un día de pronto los vientos empiezan a soplar "en nuestra" dirección y pareciera que todo se pone "en nuestra" contra. Y pongo comillas en las palabras "nuestra" porque solemos pensar que todo se trata de nosotros. Si algo sale bien es porque lo hemos ganado o merecido, seguramente porque hemos estado orando y buscando a Dios, pero tan pronto algo sale mal comenzamos a pensar que algo malo hemos hecho, que seguramente es que no hemos buscado a Dios suficiente o que hay algún pecado o error oculto en nuestro corazón.

Dios no quiere apariencias, quiere tu Corazón

Dios se encargó de que todo cuadrara de manera perfecta, David no estaba solamente a la hora correcta sino en el lugar donde pudo escuchar claramente las amenazas que Goliat hacía cada día al pueblo de Israel. Cuando leo la respuesta del corazón de David, ¡es impresionante! Completamente diferente a la de todo el ejército, ¡este era un hombre que conocía el corazón de Dios! Debió haber sido un deleite para Jehová percibir la indignación tras cada letra de la siguiente declaración: “¿quién es este filisteo incircunciso para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?”

Sólo en Dios encontrarás tu Libertad

La libertad es el resultado natural de conocer a Jesucristo mediante una relación. Si no tienes a Jesús en tu corazón lamento decirte que la Biblia dice que nunca serás verdaderamente libre, y lo subrayo porque este mundo te quiere hacer creer que eres libre, te ofrece una falsa libertad que se construye sobre la idea de que si "todos lo hacen está bien", lo que en realidad te dice tras esta frase es: "todos somos igual de esclavos e infelices que tú, tratemos de ignorarlo juntos". ¡Pero la tristeza y depresión colectiva nunca te hará verdaderamente libre ni mucho menos feliz!