Resistiendo la Tentacion

Dicho de otro modo, el diablo sabe qué de lo que no agrada a Dios es lo que más quisiéramos hacer y nos estimula con personas, conversaciones, eventos, imágenes y de toda manera que se le ocurra para que decidamos pecar dándonos placer a nosotros mismos. Siendo honestos, algo que no nos gusta hacer difícilmente seríamos tentados a hacerlo. Y entonces, ¿por qué sí nos vencen algunas tentaciones? Porque nuestro deseo de pecar es más grande que nuestro deseo de agradar a Dios. Y aunque queremos con todas nuestras fuerzas que instantánea y milagrosamente nos nazcan las ganas de ya no pecar lo que realmente nos hace falta es profundizar en nuestra relación personal con Dios para en la medida que lo conozcamos y amemos más, queramos cada vez menos hacer lo que no le agrada.

¡Cuida tu corazon en medio de las pruebas!

Más de una vez lo que Dios quiere para nosotros no coincidirá con lo que nosotros queremos para nosotros. Difícilmente escogeríamos voluntariamente pasar por pruebas y angustias y sin embargo, la Biblia está llena de porciones donde se da por hecho que pasaremos por estas etapas pero también se da por hecho que Dios estará con nosotros. Dios no se va a ningún lado en nuestros días más difíciles, al contrario ¡nos invita a que nos abracemos más fuerte de Él para que sintamos su amor y cuidado! Pero, ¿lo hacemos?, ¿cómo respondemos nosotros a su invitación de correr hacia él en nuestras crisis y en nuestro dolor?

Agradando a Dios antes que a los demás

¿Por qué razón seguimos a Jesús?, ¿qué esperamos o cuál es el fin por el cual somos cristianos? Hay muchas respuestas válidas que pueden darse a estas preguntas, algunas de las más comunes serán que lo seguimos por gratitud o por amor, y seguramente también diremos que nuestro fin es ser como Él y cumplir el propósito para el cual nos creó. ¡Todo esto es correcto! Creo que una razón más con la que todos coincidimos es que somos cristianos y hacemos la voluntad del Padre porque queremos ir al Cielo y estar con Él por la eternidad. Nuestro fin mayor es entrar a la eternidad con Él, pues si no alcanzamos esto, ¿de qué nos habrá servido todo lo demás que hayamos hecho aquí en la tierra? La vida cristiana es un proceso de preparación para la eternidad, las pruebas y tentaciones vienen a formar nuestro corazón y carácter para que tomemos decisiones eternas, mientras que el Cielo será un lugar de felicidad, paz y dicha eterna, acá en la tierra tendremos que enfrentarnos con el mundo y sus tentaciones así como con las pruebas de nuestra fe. Si Jesús mismo vino a padecer por nosotros en la carne para terminar con el pecado, ¿cuánto más no hemos de padecer nosotros por Él para que otros alcancen la salvación?

¿Quiénes son los Santos?

La santidad comienza con una oración en la que le pedimos a Jesús que sea el Señor de nuestra vida pero no queda allí, sino que es una decisión de cada día, todo el día, todos los días. La santidad se nutre con la Palabra de Dios y se fortalece en los tiempos de oración, es el carácter de Dios impregnándose en el nuestro cuando ponemos en práctica los principios que nos ha revelado Su Palabra

Atrévete a Confiar en el Señor

No hay mayor paz y estabilidad que la que un corazón que confía en el Señor puede tener, un corazón que no conoce "de oídas" a su Señor ni dice que confía solamente de labios hacia afuera, sino que tiene la seguridad de que Dios tiene control de todo porque este corazón ¡no tiene otra opción más que vivir seguro!