Todo lo que te hace falta está en Dios

¡Dios no es un método, tradición ni una religión! ¡Una relación con Él no es aburrida, predecible ni repetitiva! Conocerle es lo mejor que puede pasarle a cualquier ser humano en cualquier momento de su vida y cualquier instante de la historia. ¡Nada te dará mayor libertad, significado y pertenencia que saber que eres amado por el Creador del Universo y que estás considerado para ser parte de sus planes y propósitos aquí en la Tierra! Todo lo que has buscado por años en otras personas, lugares, grupos sociales, amistades, relaciones e incluso religiones sin encontrarlo ¡está en una relación personal de gracia y amor con Jesucristo! Sí existe el amor puro, verdadero y restaurador y ha escogido amarte a ti

Elige a hoy a quién Servirás con tu vida

La vida cristiana no es un estatus social, no es un título ni se trata de escoger a qué iglesia asistirás los domingos, ¡se trata de seguir a Jesucristo para ser cada día más como Él! No podemos vivir la vida sirviéndonos a nosotros mismos y llamando "Señor" a alguien más, ¡es una contradicción! Terminaremos sirviendo a dos señores y como bien lo dijo Jesús en el capítulo 16 del Evangelio de Lucas terminarás menospreciando a uno el día que quieras satisfacer al otro. ¡Dios no está dispuesto a compartir tu vida y corazón con nadie más! No podemos menospreciar al pecado cuando queremos agradar a Dios y luego cuando queremos disfrutar de nuestro pecado ¡menospreciar al Señor! ¡Él es un Dios santo y celoso! ¡Es el Creador del Universo y merece todo nuestro respeto, nuestro esfuerzo y nuestro corazón!

¡Mantente firme en tu compromiso con Dios!

Las crisis, pruebas y adversidades vendrán a tu vida y si no has decidido en tu corazón escoger al Señor y llenarte de su Palabra ¡terminarás aferrándote de cualquier otra cosa o persona en búsqueda de amor, aceptación y ayuda! Lo triste será que una vez que te sostengas de algo o alguien más y veas que "no estuvo tan mal", permitirás que tu corazón se vaya tras algo o alguien más que no es tu Salvador porque al final el diablo no tiene que convencerte de odiar a Jesús tanto como lo odia él, sabe que lo único que necesita es convencerte de que le des el primer lugar de tu corazón a algo o alguien más, ¡lo que sea funciona! Con tal de que no sea tu fe y que tu relación con el Señor se frene.

Nada importa más que tu Relación con Dios

Separados de Dios, ¡no hay vida! No es suficiente creer en Dios, seguirlo de lejos o o rodearte de personas de fe en alguna reunión dominical, el poder del pecado que te controla solamente puede contrarrestarse con la libertad que hay en conocer al Señor y tener una relación de amor, confianza y amistad con Él. Jesús mencionó en el capítulo 8 del Evangelio de Juan que solamente al ser sus discípulos y conocer la verdad de sus enseñanzas y de su Palabra encontraríamos una verdadera libertad. ¡Nada es más importante en tu vida que tu relación personal con Dios! No hay cristianismo, fe, milagros, salvación ni eternidad sin conocer a Jesucristo, tu prioridad número uno debe ser pasar tiempo con tu Salvador, cualquier otra cita puede ser cambiada, postergada o reagendada ¡pero no tu tiempo personal con tu Señor!

Asegúrate de Amar a Dios

La pregunta que realmente debemos hacernos y en la que debemos meditar es: ¿es posible que dejemos de amar a Dios? Tristemente sí lo es, como cualquier otra relación si dejamos de invertir nuestro tiempo, nuestras fuerzas y todo lo que somos en perseguir y conocer su corazón poco a poco nuestra pasión se irá apagando y un día nos preguntaremos lo mismo que nos preguntaríamos en otra relación de amor enfriada: ¿cómo llegue hasta este punto de mi vida?, ¿cuándo se apagó mi amor por Dios?