Dios Conoce a los que son Suyos

Dios nos amó a todos por igual al darnos la misma oportunidad a cada ser humano de permitirle ser el Señor de nuestra vida, envió a su Hijo Jesús a morir en la cruz derramando toda su sangre por cada uno de nosotros, no hizo acepción de personas, no murió por algunos cuantos ni restringió la entrada a su Presencia a ciertas personas que fueran “más buenas” o “más piadosas”, a todos nos amó por igual. Sin embargo, no todos los le dimos la oportunidad de dirigir nuestra vida, hubo quienes aceptamos su salvación y señorío y quienes lo rechazaron apartándose de Él. Dios sabe perfectamente quienes son suyos y quienes viven sin esperanza ni salvación.

Escogiendo Agradar a Dios

Los cristianos muchas veces vivimos pensando que "merecemos" la bendición y la ayuda de Dios, ¡cuán equivocados estamos si pensamos que merecemos algo! Ningún atleta recibe un trofeo o medalla si no compite de manera legítima, ningún labrador participa de los frutos de su tierra si no la siembra y trabaja antes, ningún soldado recibe un reconocimiento a su valor si no arriesga su vida primero, ¿por qué creemos que como hijos de Dios recibiremos bendición y galardones eternos sin esforzarnos en buscarle y agradarle?

¿Cómo llega alguien a negar su Fe?

Cuando alguien siente mucho dolor y quiere dejar de sentirlo lo puede lograr quemando el tejido dañado hasta que muera para así perder toda sensación, a esto se le llama cauterizar una herida. Dios nos está dejando en claro lo que nos puede suceder si descuidamos nuestra fe, lo que comienza con indisciplina, pecados no tratados y flojera por buscarlo avanza por medio de la hipocresía hasta convertirse en un corazón, un espíritu y una conciencia que pierden toda su capacidad de experimentar la vida y presencia de Dios. Una vez que alguien está en tal punto, es capaz de hacer todo lo que pensó que nunca haría, sus límites se vienen abajo, su moral se consume por la inmoralidad y niega rotundamente su fe.

Orando al Único Mediador

La gente se ha fabricado imágenes de personas, animales o seres que no existen para darles adoración y respeto; han creado reglas y métodos bajo la apariencia de una religión para sentirse bien consigo mismos al cumplirlos sin importar que al hacerlo no hayan conocido nada nuevo de Dios. La Biblia es clara al expresar a través del apóstol Pablo en esta carta a Timoteo que hay un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo,

Las Falsas Creencias

¿Por qué crees en lo que crees?, ¿te lo has preguntado alguna vez? Más personas de las que nos imaginamos tienen creencias sin fundamentos ni convicciones que las sostengan. Creen en Dios o en algo parecido por tradición, por herencia familiar o hasta porque "es lo que todos creen", dicen tener fe pero su vida no la refleja en ninguna manera, afirman creer en la existencia de Dios pero nunca se han acercado a conocerle, tienen una Biblia pero no la leen y si la llegan a leer lo hacen como una mera tradición sin profundizar en conocer el corazón de Dios. ¿Qué tan firme y real crees que sea este tipo de fe? Las personas que tienen una fe débil son fácilmente engañados por cualquier enseñanza o pensamiento y terminan apartados del camino del Señor.