¿Qué puedo hacer para no apartarme de Dios?

¿Quién querría apartarse intencionalmente del amor y la misericordia de Cristo? Si le preguntáramos esto a cada persona que cree en Dios todos te dirían que nadie, sin embargo mucha gente lo hacía en los tiempos de Pablo y lo sigue haciendo hoy en día. ¿Cómo es que esto sucede?, ¿cómo podemos estar seguros que nosotros no nos apartaremos? Si la estrategia del enemigo es sembrar mentiras y confusión en nuestra mente y corazón para diluir la Palabra de Dios, ¡nuestra única alternativa es empaparnos de la verdad de la Palabra de Dios para que nada nos aparte de Él!

El Poder de Dios en nuestras debilidades

Nos es fácil olvidarnos de la gracia de Dios cuando todo nos va bien, solemos poner nuestra mirada en nuestro esfuerzo y "buen" carácter y olvidamos que todo lo que somos y tenemos es gracias a nuestro Salvador. De modo que las debilidades están ahí para ubicarnos cuando olvidamos darle a Dios un lugar en nuestra vida así como para recordarnos siempre que somos imperfectos y que necesitamos la intervención de Dios.

La infiltración de la falsa tolerancia

El mal uso del significado de la palabra tolerancia se ha infiltrado fuertemente en la vida de los creyentes de modo que muchos la usan como excusa para pecar, para darse permisos de cometer actos ilícitos delante de Dios tratando de justificarse, la tolerancia nos ha hecho pensar que nosotros podemos decidir cuándo hacer las cosas bien y cuándo no, qué está bien y qué está mal. Dios es intolerante al pecado, no lo aprueba en ninguna manera ni existe argumento o justificación que valgan, Él es un Dios de absolutos, un Dios de verdad y de compromiso total. ¿Cuánto se ha infiltrado la tolerancia en tu vida cristiana?

Cambiando nuestra manera de Pensar

Una de las principales áreas en las que la Biblia causará cambios radicales será en tu manera de pensar. Estamos llenos de razonamientos y argumentos bien definidos, durante años hemos formado ciertas ideas y rechazado otras, tenemos conceptos claros de cierto tipo de personas, pensamientos y acciones, pero cuando nos topamos con la Palabra de Dios descubrimos que nuestros conceptos no son los mismos que los de nuestro Creador por lo que necesitamos hacer ajustes. Algunos de estos ajustes ni siquiera tendrás tiempo de planearlos, al ir conociendo a Dios la misma vida que crecerá dentro de ti generará cambios automáticos que te llenarán de vida y plenitud.

Reconciliándonos con Dios

Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a sus conciencias. Antes de conocer a Dios únicamente teníamos como modelos a seguir a otras personas, ya fueran nuestros padres, algunos líderes sociales o políticos, líderes religiosos o incluso personas que ha habían muerto pero mientras vivían habían hecho algo heroico, impresionante o inigualable. El problema con tener nuestra mirada en las personas es que basta internarnos un poco en sus vidas para encontrar acciones vergonzosas que en ninguna manera son admirables ni mucho menos ejemplo a seguir.