Dios puede cambiar tu vida en un instante

Dios no solamente sabe quiénes somos y quiénes fuimos en el pasado, también sabe bien quiénes llegaremos a ser si nos dejamos ser guiados y formados por su amor ¡y no tiene pensado rendirse contigo ni dejar su obra a medias en ti! Él sabe lo que estás pasando y lo que anhelas que cambie en tu vida y en tu situación laboral, espiritual, económica y familiar. ¡Por eso quiere tener una relación personal de amor contigo! Para enseñarte cómo enfrentar tus pruebas y dificultades, para amarte cuando te sientas solo, para restaurar las heridas del pasado y dirigir tus pasos por sus caminos y propósitos eternos.

Deja tus Sueños en manos de Dios

¡Qué decisión tan difícil es el dejar ir tus sueños justo cuando se sienten más reales y posibles de suceder que nunca antes en tu vida! Pero lo cierto es que para poder tomar con nuestras manos todo lo que Dios tiene para nosotros primero tenemos que soltar lo que tenemos sujetado y aceptar la posibilidad de que no lo volvamos a recuperar. ¿Qué tienes abrazado con todas tus fuerzas que no quieres dejar ir?, ¿una relación interpersonal con alguien que no ama a Dios?, ¿un trabajo que te impide vivir en integridad?, ¿un hábito que sacia tus deseos pero aparta tu santidad?, ¿una herida del pasado que no te deja sanar y seguir adelante con tu vida? Dios quiere que lo dejes todo en sus manos y aceptes lo que sea que Él quiera hacer con ello y lo que te quiere dar a cambio.

Derrama tu corazón ante Dios

Solemos orar esperando que Dios nos conteste siempre que sí a nuestras peticiones e intervenga a nuestro favor en la situación que estamos atravesando y sin embargo debemos aceptar la posibilidad de que Él tenga otro plan y por ahora su respuesta a nuestra petición sea un: ¡No! ¡Deberíamos sentirnos honrados cada vez que nuestros pensamientos van de acuerdo a los pensamientos del Creador del Universo en el que reposa todo conocimiento y sabiduría! Por supuesto que más de una vez nuestra limitada percepción de la vida y la realidad ¡no coincidirá con los planes perfectos y eternos de nuestro Señor! La pregunta que debemos hacernos es: ¿qué haremos al respecto?, ¿rendirnos?, ¿ofendernos?, ¿alejarnos de Él?, ¿dejar de buscarlo?, ¿buscar respuesta en algo o alguien más?

¿Sobre qué principios estás edificando tu vida?

Contrario a los que algunas personas enseñan, la vida cristiana no es una vida "sin problemas" ni de "pura felicidad", lo que sí es es una vida donde puedes tener la certeza total de que Dios tiene cuidado de todo lo que pase en tu vida, sea bueno o malo, arriesgado o emocionante, Él siempre tiene todo bajo control. Jesús mencionó que quien escoge a la Biblia para hacer de los principios en ella el cimiento sobre el cual edifique su vida: "Aunque llueva a cántaros y suban las aguas de la inundación y los vientos golpeen contra esa casa, no se vendrá abajo porque está construida sobre un lecho de roca"

¿Todos iremos al Cielo?

Todos los hijos de Dios irán al Cielo, pero lo cierto es que aunque todos los seres humanos son creación de Dios no todos son sus hijos, solamente aquellos que no rechazaron a Jesús ni lo consideraron un hombre más, una religión o una porción más de la historia, sino que creyeron en Él y lo recibieron en su corazón. Si Jesucristo no es tu Señor no solamente corres el riesgo de no ir al Cielo además te estás perdiendo una relación con alguien lleno de amor inagotable y fidelidad así como una relación íntima y personal con el Hijo de Dios.