Llamados a ser y no a parecer Santos

Uno de los grandes retos que han surgido en la vida de aquellos que quieren agradar a Dios y conocerlo es que en nuestros tiempos más que nunca antes en la historia es muy fácil "parecer" cristiano, simular la santidad y hasta aparentar una relación con Dios. La falta de compromiso sumada al anhelo por tener un estatus y una posición han llevado a la sociedad a hacerse expertos en las apariencias y las imitaciones. ¿Qué tan diferente eres delante de los demás a como lo eres cuando estás a solas?, ¿el estilo de vida que reflejas va de acuerdo a tu situación física, espiritual y económica? , ¿conoces y buscas tanto a Dios como le has hecho creer a los demás?

Viviendo Ordenadamente

Muchas veces en nuestra vida cristiana tenemos la buena intención en nuestro corazón de agradar a Dios y creemos que mientras estemos bien con Él podemos tener nuestra vida desordenada, incluso puede llegar a pasarnos que dejamos nuestras responsabilidades de estudiar o trabajar y hasta a nuestras familias en un segundo lugar con tal de estar un poco más en la iglesia o haciendo algo con lo que pensamos que estamos agradando a Dios. Pero olvidamos que Él ha hecho todo con un orden que debemos seguir. La vida cristiana no se vive a nuestra manera sino a la suya.

Se necesita mucho valor para ser Cristiano

Creer, amar y esperar cuando todo va bien es muy sencillo, pero creer en Dios, amarlo y esperar en Él cuando las cosas no van como queremos ¡es un reto muy grande! Porque dentro de nosotros sabemos que Dios tiene el poder de terminar con nuestras angustias, Él podría darnos la solución en un instante, podría sanarnos, proveernos o arreglar nuestras fallas en un abrir y cerrar de ojos, pero decide no hacerlo. Y saber que Él decide no hacerlo ¡cuesta mucho en el corazón! Es ahí cuando ser cristiano cuesta y demanda de mucho coraje y valor. Se necesitan más que buenas intenciones y bonitas palabras para permanecer unidos a Dios y confiando en Él cuando las circunstancias a nuestro alrededor no nos dejan verlo en nuestras vidas.

Enfrentando el desánimo

El desánimo surge cuando las cosas no salen cómo esperábamos y el principio del camino que nos lleva a recuperar nuestro ánimo surge cuando recordamos que lo que sucedió sí era lo que Dios tenía planeado. Nos tomará un tiempo entender porque Dios hizo que las cosas sucedieran de cierto modo pero el día que volteemos hacia atrás y veamos cómo Él intervino y reescribió nuestra historia de una manera mucho mejor de lo que esperábamos nos llenaremos de gratitud y amor.

Jesús volverá por los Suyos

¿Sabías que de acuerdo a la Biblia en cualquier instante podría volver Jesucristo a la tierra a llevarse en un instante a todos los que han creído en Él para estar a su lado por la eternidad? La Biblia dice que en un cerrar de ojos, en un momento que nadie lo espere, como sucede con un ladrón en la noche, así vendrá Jesús por los suyos. ¿No suena esto impresionante? Por supuesto que nunca en la historia de la humanidad ha existido algo así y, por lo tanto, únicamente puede ser creído si es que consideramos que la Biblia es la verdad absoluta, la Palabra de Dios que nos menciona lo que vendrá en los últimos tiempos. Para quienes creemos que sí es verdad, ¡resulta asombroso el pensar que esto pueda ser posible!