¿Quiénes somos cuando nadie nos ve?

¿Qué tanto de mi cristianismo no es más que una relación con Dios que finjo tener pero que en realidad nunca la he experimentado? Un cristianismo sin conocer la Biblia, sin conocer a Dios y sin oración, ¿no es un mero fingimiento? Dios quiere empezar una transformación no de nuestro exterior hacia adentro como nos gustaría para seguir manteniendo una fachada sino desde nuestro corazón hacia afuera, nuestro Señor puede hacer que quienes somos cuando nadie nos ve sea la misma persona libre, perdonada y restaurada que todos conozcan en el día con día.

Incluye a Dios en todas tus decisiones

Usar todas nuestras emociones, nuestro corazón, nuestro ser, nuestras fuerzas y nuestros pensamientos al amar a Dios ¡nos impedirá amarlo solamente por costumbre o por rutina! Más de una vez me he visto en la iglesia saludando, hablando o participando en la reunión por mera rutina y costumbre siendo que estoy ahí para agradecer a Dios y conocerlo más. ¿Te ha pasado? Vivir la vida en estado "automático" es un gran riesgo pues nos puede llevar a dejar de tomar decisiones importantes o pasar por alto el consejo de Dios.

Peleando nuestras batallas en las maneras de Dios

Cuando estamos peleando contra la maldad en sus diversas formas de corrupción, mentira, y engaño o aún contra los pecados que continuamente tratan de controlarnos y dominarnos necesitamos tener bien claro desde el inicio una gran verdad: ¡la victoria de Dios sobre todo pecado y maldad es segura y ya ha quedado sellada desde que fue a la cruz por nosotros! Sin importar qué tan amuralladas y protegidas se vean las circunstancias que tenemos en frente si Dios está con nosotros ¡se vendrán abajo y tendremos la victoria! Sin embargo debemos saber que las grandes victorias se logran de la mano de Dios con sus fuerzas y haciendo todo como Él lo pide y no con nuestras buenas ideas o estrategias.

¿Cuánto de Dios se ve en ti?

Tenemos tanto que decir de nosotros mismos y tan poco que decir de Dios. Tomemos hoy el reto de vivir de manera que la vida de Dios se refleje en todo lo que somos. Cuando hables de ti a alguien más háblales de Dios, de su amor de cómo ha cambiado tu vida.

¿Dónde está Dios cuando nos equivocamos?

Cuando tomamos decisiones equivocadas tendemos a pensar que Dios está molesto con nosotros, que está ofendido, que se ha alejado y que no podemos acercarnos a él hasta que nos hayamos arrepentido y hayamos comenzado a vivir de la manera correcta. Pero este modo de pensar ¡está equivocado! porque el único que puede ayudarnos a vivir una vida correcta es Él.